Queridos Amigos del diálogo – ¡de Ciudad Crisis a Tierra PaRaDiSo!

La vida buena, es, una vida de Bien, y, de bienes.

Nuestros valores sirven para convertir nuestras creencias en acciones, en la búsqueda de este bien. Y, como alguien que aspira a servir el Bien Público, tengo una búsqueda legítima, ¿qué guía los valores para darle sentido a las cosas, y, juzgar el camino acertado en consecuencia?

No cabe la menor duda, que estamos dotados de un sentido común primeval que sirve como guía infalible, si existe semejante cosa. Al igual que con el lenguaje, dominamos el diálogo. Entonces, me pregunto, ¿qué pudiera ser esto?, y, ¿dónde se podría encontrar? si acaso. No hay garantía de que exista; sin embargo, tampoco se puede afirmar lo contrario.

Todo con lo que cuento en esta búsqueda es con lo que me hace lo que soy. Soy físico de formación, y, amigo del diálogo por vocación; científico humano es lo que soy. Sin pretender ser exhaustivo, limito mi investigación a aquellos candidatos que hacen tal afirmación. La teoría de la física del Gran Estallido se queda corta, comenzando sólo unos momentos después del tiempo absoluto igual a cero. Aparte de este, según mi leal saber y entender, sólo conozco de la historia bíblica de la Creación que alberga semejantes pretensiones ilimitadas. Nada queda descalificado de antemano, sino que, más bien, hasta que se demuestre que no es digno de merecimiento. O esto, o, bien, el nihilismo. No estoy dispuesto a renunciar, no por el momento, sin siquiera haber hecho el intento.

Vamos, entonces, en aras de la discusión, a suponer que es el caso. Según va la historia, la Enseñanza fue revelada, no descubierta. Porque si alguien la hubiera descubierto, entonces, esto desencadenaría la regresión infinita, de suponer el final en el comienzo. Porque, ¿qué fue lo que hizo posible el descubrimiento, por principio de cuentas?  Concedido, la existencia necesariamente implica la revelación.

Siguiendo la trama, el consenso es que la historia de la Creación es Génesis 1:1-2:3. Pero, esta historia en sí misma tiene un comienzo, a saber, el uno día, de los siete días. Tenga en cuenta que hay uno día, no un primer día, aunque hay un segundo, tercero, y así sucesivamente, hasta el séptimo, el día de descanso.

Esto reduce la búsqueda a los versículos 1:1-1:5. Es lógico, entonces, que nuestra satisfacción debe encontrarse ahí. Pero, si al principio, entonces, sería mejor aún, al principio del principio, y, así sucesivamente. Si es así, me pregunto, ¿puede reducirse aún más, digamos, al versículo 1:1? En caso afirmativo, entonces, solicito nuevamente, ¿puede reducirse aún más, por ejemplo, a la primera palabra 1:1a? Si sí, ¿puede ser adicionalmente reducido a su primera letra 1:1a/a? Finalmente, solicito saber, ¿hay un último más allá que ya no se pueda reducir más? Es decir, ¿habrá una historia de plafón falso en esta trama?

Formulo todas estas preguntas porque no puede creer que después de tantos eones no se haya descubierto, eso es, si es que existe. Mi conjetura es, todavía siguiendo la suposición, que debe ser un caso de descuido. ¿Qué más? Por supuesto, también está la noción aquella, que de eso se tratan los secretos. Es decir, que los sabios lo saben, sólo que no lo dicen. Si bien esto podría ser el caso, no afectaría nuestra búsqueda, ya que este conocimiento no se comparte, de todos modos.

Vamos abreviando las cosas, de la caza por este elusivo sentido común primeval, Itacate de guía segura de una vida buena. En seguida, mi parecer.

~

¿Dónde se esconde el mal? ¡Donde menos se le espera! El diablo está en los detalles. El mal se esconde al comienzo de la historia bíblica de la Creación, ¡en el Génesis 1:1a/a! El mal de hoy en día es la idolatría de la mentalidad moderna, de negar el espíritu humano, de no tener ninguna conexión con lo divino.

Debido a una traducción parchada, y, a una interpretación apresurada, que se pasó por alto el plegable de cuatro niveles de PaRDeS PaRaDiSo (פרדס). Gracias a ello que estamos alojados en Ciudad Crisis, en vez de en Tierra PaRaDiSo, todo este tiempo. Vaya, por fin hemos tocado fondo, y, ahora rebotando, ¡comienza la ReConstitución!

Todos los problemas del mundo se originan de una lectura desatinada del BeRe’shIth Génesis 1:1 (בראשית), el versículo de apertura de la Biblia.

Es decir, que una presentación desenfocada del Génesis 1:1, de la historia de la Creación, tiene la culpa de todos los problemas humanos en el mundo a la fecha.

Una mala traducción, seguida de una peor interpretación, terminó por perder de vista el mensaje completo de la historia bíblica de la Creación.

Déjenme explicarles, desde el principio. Ruego paciencia y atención por parte del amable y diligente oyente y lector, ya que esto sintetiza el núcleo de nuestro argumento en unos cuantos párrafos.

La Torah Enseñanza (תורה) fue revelada a Moisés en el Monte Sinaí. Estos cinco libros de Moisés son mejor conocidos como el Jumash Pentateuco (חומש). Las enseñanzas de estos libros comienzan con el Génesis 1:1. La lección uno es qué es el sentido común primeval, que es lo que se necesita para darle sentido a las cosas a nivel del corazón. Esto es innato con nosotros.

En términos modernos, como físico y humanista de formación, expreso este sentido común primeval por medio del modelo de la “Semilla de la Vida”, mismo que consiste en un marco cuadrado, que tiene dentro una elipse, que circunscribe un triángulo recto.

Este sentido común primeval dice que la virtud de las cosas es que el todo se compone de una tríada de partes. Entendiendo por tríada que las partes se relacionan entre sí, como los catetos y la hipotenusa de un triángulo recto; y, que ello, el triángulo recto, está circunscrito por una elipse, que representa lo entero, todo ello debidamente enmarcado por un cuadrado.

El mayor regalo para la humanidad es precisamente el Itacate del 1:1, el sentido común primeval de PaRDeS PaRaDiSo (פרדס). Este es un acrónimo hebreo, con consonantes subrayadas, representando la naturaleza de cuatro niveles de las cosas. Esto viene a representar, en nuestro vocabulario, lo divino, como uno entero, y luego, como tríada de partes, el espíritu, la mente, y el cuerpo, respectivamente. Tendremos más que decir sobre esto en lo sucesivo, por el momento, deberá ser suficiente como introducción.

Este faltante Itacate viene a ser el mayor re-descubrimiento en la Tierra. A Moisés le fue revelado, y, después de eso, fue re-descubierto por Pitágoras, que no fue comprendido, luego por Sócrates, que fue incomprendido, y, ha estado encubierto hasta la fecha, según mi leal saber y entender.

El costo de no contar con ello nos ha llevado a habitar Ciudad Crisis, en lugar de disfrutar de Tierra PaRaDiSo, todo este tiempo. Este es el punto donde la visión panorámica de las cosas encaja con la política local de los eventos. No puede ser de otra manera, si alguna vez vamos a romper el hechizo del virus de la modernidad de la cultura de los dobles estándares, de los valores bífidos que mantienen las creencias separadas de las correspondientes acciones.

El mayor misterio humano del mundo siempre ha sido cómo traducir e interpretar el Génesis 1:1 de la historia bíblica de la Creación, porque todo lo demás le sigue, y, de una manera que sea a la vez una traducción fiel del hebreo original, y, que su interpretación sea esclarecedora para un mundo moderno impulsado por la ciencia y la tecnología. Esta cosa aparentemente insignificante, realmente hace toda la diferencia en el mundo. ¿Acaso alguien dijo que el diablo estaba en los detalles?

Todas las versiones impresas, incapaces de cumplir con el requisito anterior, perdieron de vista el mensaje Itacate, PaRDeS PaRaDiSo (פרדס), y, son en parte culpables del mundo culturalmente roto, espiritualmente corrupto, políticamente desorientado, y, sin justicia social en el que vivimos. Pero, por fortuna, ahora ya sabemos el porqué de Ciudad Crisis, así como el camino a Tierra PaRaDiSo, y, sobre todo, cómo lograrlo en nuestra vida. La buena noticia no puede morir conmigo. Necesita ver la luz del día.

La respuesta breve la colocaré por adelantado para una consulta rápida, rogando al amable lector que escuche las explicaciones proporcionadas en los Podcasts. La versión actual, así como nuestra fiel traducción e interpretación educativa, aparecen resaltadas en cursivas y entre comillas.

~

La actual impresa traducción imprecisa, y la interpretación desorientadora, del BeRe’shIth Génesis 1:1 (בראשית), con Elohim = D’s, dice:

En el principio D’s creó los cielos y la tierra:

Sin embargo, Bere’shith Génesis 1:1 (בראשית), literalmente traducido del hebreo bíblico original, dice:

EnPrincipioDe, creó Elohim; lenguaje-con los cielos, y lenguaje con la tierra:

La interpretación es el reto. La pregunta ahora es, ¿cómo interpretar este enigma? Nuestra interpretación es que debe leerse como un plegador de cuatro niveles. Esta es una cuestión vital ya que ahí radica el Itacate. Se lee:

EnPrincipioDe / EnPrincipioDe creó Elohim / creó Elohim lenguaje-contigo / Elohim es dialogo-con los cielos, y diálogo-con la tierra:”

Por último, retrocediendo, llegando a una lectura de consenso. Por un lado, la primera palabra 1:1a es independiente, como Uno entero, mientras que, por otro lado, el resto 1:1b-g es la tríada de partes, y se lee como compuesto entero. Aquí, diálogo-con = d-c.

EnPrincipioDe / creó Elohim d-c los cielos y d-c la tierra:

~

Aunque similares en apariencia, aparte de la expresión adicional del lenguaje, su mérito es haber redescubierto el Itacate del sentido común primeval de PaRDeS PaRaDiSo (פרדס). No es poca cosa, diría, para la humanidad. Es decir, ahora ya contamos con la guía para el logro de la vida buena.

Esta última interpretación, nacida de una traducción fiel del hebreo bíblico original, nos proporciona todo lo que necesitamos saber para tener éxito en este mundo. Para terminar el trabajo que fuimos creados para hacer en la Tierra, y, para que las cosas finalmente siguieran su curso, como se hizo para que ocurriesen dentro del esquema mayor de las cosas.